La incidencia de las nuevas tecnologías nos hace la vida más fácil desde hace ya décadas. De hecho, su objetivo principal es que seamos más ágiles en multitud de tareas. Una que estas tareas que ya tenemos interiorizada desde hace mucho tiempo es la de escribir por ordenador.

Es más, en la escuela es cada vez más común que los niños comiencen a teclear antes. Los denominados nativos digitales interactúan mucho más con las pantallas que con el papel, hasta el punto de que ya ha habido ciertas polémicas, como la iniciativa malentendida en Finlandia de que los niños ya no iban a aprender a escribir a mano, sino a teclear.

Es una realidad que se puede teclear más rápido que escribir a mano. Ahora bien, ¿es lo mejor?

Poco a poco, todos hemos dejado de escribir a mano para hacerlo por ordenador. ¿Es bueno o malo? La verdad es que tomar notas a mano tiene una serie de ventajas que no se ven reflejadas en escribir con el teclado. Es más, en este artículo vamos a ver las diferentes razonas por las que es necesario seguir escribiendo a mano.

Recuerda que, en Manufacturas JBA, contamos con materiales  como fundas de productos editoriales, para seguir fomentando el sano uso de la escritura.

Ventajas de Escribir a Mano

Ahora, vamos a repasar algunas de estas razones por las que deberías de seguir realizando este sano ejercicio como es el de la escritura a mano, sobre todo en las tareas de estudio.

Mejor Procesamiento de Información

Pongamos, por ejemplo, que estamos en una clase. El profesor está explicando una serie de conceptos y nosotros estamos tomando apuntes. ¿Qué sería mejor? ¿Escribir a mano o a teclado?

Escribiendo con el ordenador, lo más probable es que escribamos, tal cual, todo lo que nos están diciendo. Sin embargo, al tomar notas a mano, es bastante más probable que tendamos a resumir, organizar ideas o conceptos. Es decir, primero se comprende la información recibida y luego se plasma con las propias palabras de la persona que está tomando los apuntes.

Con ello, tomar notas a mano nos hace partícipes del proceso, nos implicamos de forma activa en el significado del concepto y nos permite reflexionar con una mayor profundidad. En otras palabras, al escribir tomamos una mayor conciencia y asimilamos mejor, lo que es más útil en el aprendizaje.

Mejora de la Memoria

Cuando se teclea o se vuelca información en un ordenador, toda aparece de forma homogénea. Un tipo de información que, una vez se cierra o apaga, desaparece.

El formato físico de un papel le da otra dimensión, al permanecer de forma tangible. Asimismo, se escribe con trazos más o menos irregulares, por lo que el tomador de notas tiene una mayor facilidad de recuerdo de la forma con la que ha escrito. ¿La consecuencia? Aumenta la capacidad cognitiva de la memoria.

Más aún, ciertos estudios reflejan que, al tomar apuntes, se activan una mayor parte de las regiones del cerebro, ya no solo en el hipocampo o en otras zonas vinculadas con el lenguaje. Por eso, está más que recomendado que adultos tomen notas a mano con frecuencia, para evitar el deterioro cognitivo.

Mejor Motricidad y Coordinación

El acto de escribir con un teclado es un acto mecánico. Independientemente de lo que se quiera escribir, es simplemente pulsar una tecla. Cuando se escribe a mano, es bien diferente. Es un proceso mucho más elaborado y pensado, es trazar un dibujo diferente para cada letra y que exige una mayor habilidad con los dedos.

Como consecuencia, al tomar notas a mano, mejoramos la motricidad fina, la cual es indispensable para tareas manuales cotidianas como agarrar un objeto, cargarlo o el uso conjunto de las manos para actividades artesanales.

Al mismo tiempo, se mejora la coordinación ojo-mano, la cual implican las tareas en las que usamos ojos y manos simultáneamente. Si bien es cierto  que se fomenta en los más pequeños, a través de deportes, mantener esta coordinación en adultos es también muy importante, puesto que nos ayuda a realizar tareas tan comunes como conducir.

Ya puedes comprobar que no hablamos de ventajas poco importantes. Escribir para los más pequeños implica una importante mejora en su desarrollo psicomotriz y en el aprendizaje, mientras que en los adultos hace que el deterioro cognitivo sea menor. Por eso, nunca es una mala decisión coger papel y boli y ponerse a escribir.

close-link