A la hora de comercializar un producto, hay que pensar minuciosamente en cómo queremos que se venda. Es decir, la forma en la que se perciba por parte del consumidor. En este sentido, una de las claves reside en como envolvemos el producto para hacerlo más atractivo, en el packaging.

Antiguamente, el packaging cumplía una sola función: proteger el producto para que permaneciera en perfecto estado, desde su salida a la fábrica, hasta la apertura por parte del cliente final. Hoy, obviamente, es mucho más importante en otras cuestiones.

La funcionalidad del packaging ha dado paso también a ser un aspecto fundamental en la presentación de producto. Se cuida también la estética y se vincula irremediablemente con la imagen que transmite el negocio.

Es lo que vamos a abordar en este artículo, en el que tratamos todos los beneficios del packaging dentro de la imagen de marca de la empresa.

En Grupo JBA, somos especialistas en packaging rígido y flexible. Aportamos idea para que podáis presentar vuestros productos de forma atractiva y práctica, al mismo tiempo, ¡consúltanos aquí!

El Packaging y sus Beneficios en la Marca

Ahora, vamos a ver todos los aspectos que pueden reflejarse en un mayor valor de marca y en el que “el envoltorio” juega un papel fundamental.

Ayuda a Identificación de Producto

Hablamos de un recurso tremendamente útil para la comunicación. El envoltorio sirve para ayudar a identificar el propio producto y, por ende, la marca que está detrás de él. Gracias al packaging, se puede crear diferentes gamas de productos para ayudar al consumidor a elegir.

De la misma forma, es una herramienta eficaz en la ardua labor de comunicar las virtudes o atributos del producto de un simple vistazo.

Mejora de Resultados Promocionales

Un packaging diferencial puede ser también muy interesante de cara a llamar la atención del consumidor, más si cabe en situaciones puntuales o excepcionales. Entre ellas, hablamos de promociones especiales, donde el envoltorio es un claro reclamo.

Lo mismo sucede en aquellos momentos clave para la venta del producto, como podría ser por ejemplo en fechas navideñas. Gracias a ello, se pueden mejorar notablemente las compras en ese período en concreto.

Mayor Percepción de Valor de Producto

Posiblemente, solo con ver dos productos de similares características, pero con envoltorios más o menos cuidados, podamos determinar cuál es más caro y cuál de ellos es más barato. La relación entre el aspecto exterior del producto y su forma de venta genera en el consumidor una idea de su valor en el mercado.

Esto no significa, per se, que haya que incrementar el precio de un producto, pero sí que nos sirve como baremos para poder colocar nuestra marca en el mercado y dirigirnos a un público determinado u otro. Un diseño austero puede ser cuidado al mismo tiempo y ser coherente con el producto que vende, su precio y el público al que se dirige.

Mayor Fidelidad a la Marca

Un packaging que esté correctamente alineado con la marca y que sirva para hacerla más visible hace que el consumidor la recuerde. Con ello, no se identifica rápidamente con sus atributos y virtudes, como hemos explicado anteriormente.

La consecuencia no es solo que ayude a aumentar ventas, sino que la familiarización del consumidor con el cliente permite que “no se lo piense demasiado” en la búsqueda de alternativas a dicho producto. Va a lo reconocible, por lo que se consigue un cliente recurrente, aumentando la fidelidad hacia la marca.

Tal y como puedes comprobar, los beneficios del packaging en la marca son muy relevantes, ayudando a vender más y a ser un pilar fundamental en la identidad corporativa de la empresa.